Perspectiva Mensual Mayo 2020

INVEX Análisis

ECONOMÍA

El PIB de las principales economías del mundo registró una fuerte contracción en el primer trimestre de 2020. México no fue la excepción. Las caídas resultaron preocupantes, sobre todo porque el golpe más severo se anticipa para el periodo abril-junio de este año. La velocidad de la recuperación será muy distinta. En particular, ésta dependerá de qué tan rápido se reactive el empleo y la demanda en cada una de las regiones afectadas.

En Estados Unidos, el Producto Interno Bruto cayó (-)4.8% a tasa trimestral anualizada (tta) en el primer trimestre de 2020 y es probable observar una caída todavía mayor en el trimestre actual. La situación en Europa fue más severa: El PIB del periodo eneromarzo 2020 se contrajo (-)3.8% a tasa trimestral (equivalente a -16.1% tta para poder realizar una comparación con la caída del PIB norteamericano).

En un entorno como el actual, es probable que los bancos centrales y los gobiernos de las principales economías del mundo continúen con la implementación de medidas extraordinarias para mitigar la crisis. Si bien el rescate de los hogares y las empresas representa un tema central, no hay que hacer de lado el fuerte incremento en el déficit público y en los balances de los bancos centrales que podría generar riesgos relevantes en el mediano plazo.

En México, la economía se contrajo (-)1.6% a tasa anual en el primer trimestre de 2020. Si bien la caída fue menor a la esperada por INVEX y el consenso del mercado, las perspectivas son negativas. La contracción más fuerte podría observarse en el segundo trimestre del año.

Las recientes medidas anunciadas por Banco de México (Banxico) para incentivar el crédito hacia personas y empresas podrían atenuar la presión sobre la economía. Lo anterior, así como los mecanismos anunciados por el banco central para proveer de liquidez a los mercados financieros, son sólo parte de lo que se requiere para evitar una recesión de escala mayor.

Se entiende que México no está en la misma posición que otras economías para implementar paquetes de ayuda extraordinaria, menos aún con el compromiso tan fuerte que representa Petróleos Mexicanos con precios de crudo en niveles mínimos, pérdidas operativas y recortes en la producción. No obstante, creemos que existen otras alternativas para facilitar la necesaria participación del sector privado en la recuperación económica y, sobre todo, para evitar la pérdida de miles de empleos que también se traducirían en una menor recaudación para el Estado.

La propuesta de facilitar créditos hasta por $12,000 millones de dólares para 30 mil micro, pequeñas y medianas empresas acordado entre el Banco Interamericano de Desarrollo y el Consejo Mexicano de Negocios complementa de forma importante las facilidades brindadas por Banxico. Es muy importante destacar que dicho programa, acordado entre particulares y un organismo internacional, no compromete en ningún momento recursos públicos ni implica un aumento en la deuda del país.

Mantenemos la postura de que la economía mexicana dará las primeras señales de recuperación hasta 2021 a pesar que ya se habla del posible levantamiento de algunas medidas de distanciamiento social a partir de junio.

De entrada, habrá que cuantificar el número total de empleos que se hayan perdido en al año a raíz de la crisis, ya que ésta variable será determinante para proyectar el comportamiento del gasto en consumo de los meses subsecuentes.

Reiteramos nuestro estimado de una caída de (-)6.0% para el PIB de México en 2020 y un repunte de 2.5% a tasa anual en 2021.

TASAS Y TIPO DE CAMBIO

En abril, la situación de riesgo sanitario se mantuvo en el panorama mundial. La Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo sin cambios la tasa de referencia y reitero el carácter expansivo de la política monetaria. Las tasas de interés de largo plazo se mantuvieron en mínimos históricos. En México, Banco de México bajó la tasa de referencia de nueva cuenta en una reunión de política monetaria fuera de fecha y reforzó las medidas para mantener la estabilidad del sistema financiero.

Reserva Federal reiteró una política monetaria totalmente expansiva en su reunión al cierre de mes, dejó la tasa de referencia en el rango del 0% al 0.25% y apunta a mantenerse de esta forma el resto del año y con una FED dispuesta a reforzar los programas de apoyo al crédito que aplicó el mes pasado. Asimismo, el Congreso Norteamericano llego a un acuerdo para la extensión del paquete de estímulo fiscal que ahora llega casi a 3 trillones de dólares. Esta extensión es por 484 mil millones de dólares para pequeñas y medianas empresas; asimismo se espera otro paquete de ayuda para estados y municipios.

La discusión ahora se centra entre las autoridades de cuando se pudiera abrir la economía norteamericana. Ya se anunciaron la apertura de algunos estados, pero dados los diversos ritmos a los que se desenvuelve la pandemia, la reapertura será muy dispareja y apunta hacia una recuperación muy lenta para la economía en su conjunto.

Los réditos a plazos largos en Estados Unidos se mantuvieron en mínimos históricos. La tasa del bono del tesoro a 10 años operó en un rango entre 0.79% y 0.54%, al cierre del mes se ubicó en 0.65%, con una variación mensual de 3 puntos base a la baja.

Mientras tanto, en Europa, el Banco Central Europeo mantuvo sin cambios la política monetaria, pero se dijo preparado para incrementar la cantidad del programa de compra de activos públicos y privados, así como ajustar su composición. Mientras tanto, algunos gobiernos europeos empiezan a anunciar reaperturas paulatinas de sus economías.

El Banco de México tomó la decisión de política monetaria de forma extraordinaria y volvió a bajar la tasa de referencia en 50 puntos base a niveles de 6.0%. También decidió inyectar mayor liquidez al sistema financiero hasta por 750 mil millones de pesos o el equivalente al 3.3% del PIB, esto con el fin de agilizar créditos y préstamos, así como liquidez en dólares. Estas medidas son un paliativo que evitará un mayor colapso de la economía al mantener alternativas de sobrevivencia en los circuitos de crédito; pero no permitirá esbozar una recuperación de la actividad económica en lo que resta del año; más bien será un periodo muy largo de aletargamiento económico y lenta recuperación.

Pensamos que Banxico volverá a bajar la tasa de referencia para el mes de mayo en la fecha calendarizada, podrían ser otros 50 puntos base de disminución y para el mes de junio los niveles de la tasa podrían ubicarse alrededor del 5.0%. Como lo anticipamos el mes anterior, FITCH recortó la calificación de México desde ‘BBB’ a ‘BBB-‘, con una perspectiva estable y Moody’s la redujo de A3 a Baa1 con perspectiva negativa, debido al efecto en la economía de la pandemia por el coronavirus y el precio del petróleo que debilitan la posición fiscal del país. Asimismo, las calificadoras perciben la erosión de la fortaleza institucional en el marco regulatorio y otros factores que han obstaculizado el desempeño económico reciente. La deuda de México ya está a un escalón de perder el grado de inversión.

Como resultado de las medidas de Banxico y a pesar de los recortes de la calificación soberana, las tasas de interés para el bono con vencimiento de 10 años operaron en un rango de 6.60% a 7.09% con un cierre de mes en niveles cercanos al mínimo, la volatilidad bajó y los niveles de la curva se estabilizaron.

Con este escenario, el tipo de cambio registró algo de volatilidad dentro de un rango de operación de $23.25 a $25.73 pesos por dólar. En términos mensuales se dio un deterioro para el peso de 1.9%. Consideramos que el mercado cambiario ya no rige tanto la perspectiva de los diferenciales de tasa, sino al dólar como moneda fuerte frente a este episodio de pandemia. La perspectiva para el tipo de cambio considera que el peso ya ha absorbido gran parte del golpe por los nuevos recortes a la calificación de la deuda soberana y de PEMEX.

De momento, aunque se han dado flujos de salida de inversión extranjera de cartera como en la mayoría de los países emergentes, los papeles de deuda soberana han aguantado relativamente estos impactos en su valor. Prueba de ello son las colocaciones que se han realizado en los mercados internacionales de deuda del Gobierno Mexicano en dólares, a pesar de las altas tasas de interés a las que fueron colocados.

No podemos descartar nuevos episodios de presión, dada la incertidumbre en el que estamos parados por la pandemia y sus efectos sobre la actividad económica. Esto mantiene en condición vulnerable al peso y por lo tanto no descartamos que se den mayores presiones.

BOLSAS

La mayoría de las bolsas registró durante abril un rendimiento mensual positivo por primera vez en el año; mismo que parece difícil de justificar ante un entorno económico que luce sumamente complejo y con reportes corporativos que ponen en evidencia esta realidad. México se unió a la tendencia de alza y el S&PBMV IPC operó en niveles cercanos a los 36,000 puntos. Sin embargo, los rendimientos acumulados del mercado de capitales en el año siguen siendo negativos.

En abril, el MSCI que incluye emergentes (ACWI) subió 10.6%, el S&P500 de EE.UU. 12.7%, el Stoxx Europe 600 lo hizo en 6.2 por ciento y el S&PBMV IPC de México ganó 5.5% en el mes.

Los inversionistas se mostraron optimistas por los estímulos monetarios y fiscales sin precedentes que se aplican en diversos países; así como esperanzados por la reactivación paulatina en las actividades en algunas regiones.

Sin embargo, los indicadores económicos son alarmantes: las peticiones iniciales por seguro de desempleo en EE.UU. en máximos desde que se tiene registro, indicadores de actividad del sector privado en diversos países en mínimos históricos; el FMI recortando su estimado para la economía global a (-) 0.3% este año (la cifra más baja desde la gran depresión de 1929).

La temporada de reportes corporativos ha hecho poco por frenar el movimiento alcista a pesar de cifras que ya revelan un entorno adverso y con advertencias sobre los resultados futuros.

La fuerte caída del petróleo (cotizando en negativo por primera vez en la historia) inyectó una importante aversión al riesgo al revelar los problemas de una baja demanda global; sin embargo, no fue suficiente para eliminar las ganancias de las bolsas en el mes.

Es difícil hacer un diagnóstico de cómo operarán los mercados en mayo. Parece clave la evolución del regreso de actividades en ciertos países sin aumentar los contagios; y qué tan rápido podrán normalizarse sus economías. Así como los avances en el desarrollo de una vacuna o tratamiento comercial para el COVID-19.

En México la visibilidad también es reducida; la temporada de reportes corporativos resultó atípica por ventas de pánico y sólo mostrar un mes con operaciones detenidas; por ello no parece un indicativo claro de los resultados de las empresas hacia delante, y con el temor de que en los reportes del 2T-20 encontremos un deterioro mayor en los números.

A esto se suma una importante presión a las valuaciones del mercado local por la mayor prima de riesgo que borra los beneficios que otorga una menor tasa de referencia.

Ante este escenario, nuestra postura en la bolsa en México sigue recomendando cautela y un enfoque en emisoras con sólidos fundamentales (como flujos de efectivo positivos y bajo apalancamiento).

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

INVEX Análisis