Reporte Semanal: Economía

En un esfuerzo concertado para mitigar el grave impacto del COVID-19 en la economía, gobiernos y bancos centrales en todo el mundo implementan medidas extraordinarias para proveer recursos y liquidez a los sectores más afectados.

La caída de la actividad en Estados Unidos podría acentuarse. Ya se registran importantes afectaciones en el consumo y en la industria.

En México, las primeras caídas podrían observarse en el sector manufacturero ante el paro de actividades en la industria automotriz norteamericana.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX

La semana pasada:

Ante la rápida expansión del COVID-19 y la parálisis que afecta a cada vez más sectores, los gobiernos y bancos centrales de las principales economías del mundo realizaron acciones concertadas para aminorar el impacto de una caída inminente. Por otra parte, los mercados parecen descontar que los recientes esfuerzos multimillonarios de estos países podrían no ser suficientes para contrarrestar la magnitud de la recesión.

En Europa:

Las economías más importantes de la región se encuentran prácticamente detenidas.

El Banco de Inglaterra redujo su tasa de interés de referencia a 0.1% e incrementará su posición en instrumentos del tesoro y corporativos por £200 mil millones de libras.

El Banco Central Europeo, que ya no cuenta con espacio para bajar la tasa de interés de referencia pues ésta se ubica alrededor de 0%, anunció un programa de compra de instrumentos financieros públicos y privados por €750 mil millones de euros hasta finales de 2020.

En Estados Unidos:

Después de reducir en la tasa de interés de referencia en 100 puntos base el domingo 15 de marzo a un intervalo de 0 – 0.25%, la Reserva Federal de Estados Unidos inició un ciclo de estímulo monetario sin precedentes.

Por un lado, se comprometió a proveer liquidez en dólares a través de líneas de intercambio de divisas (swaps) con catorce bancos centrales, incluyendo el Banco de México, hasta por 60 mil millones de dólares. Asimismo, la FED redujo a cero los requerimientos de reservas; recortó la tasa de interés sobre reservas en exceso; inició un programa de financiamiento a través de la ventanilla de descuento, de financiamiento de papel comercial, de apoyo a instituciones financieras respaldadas con activos de mayor calidad, entre otros mecanismos que buscan impulsar el crédito para personas físicas y empresas.

Aunado a lo anterior, el Gobierno y el Congreso de Estados Unidos trabajan en un programa de apoyo directo a la población por aproximadamente 1 billón (one trillion) de dólares. A diferencia de la crisis de 2008, no sólo el sector financiero podría verse seriamente afectado por la contingencia actual.

En datos económicos, resaltó el fuerte incremento semanal en las solicitudes iniciales del seguro de desempleo, mismas que pasaron de 211 mil a 281 mil unidades (el mayor nivel desde septiembre de 2017). El índice de la encuesta manufacturera de Nueva York cayó drásticamente de 12.9 a (-)21.5 puntos. Las ventas al menudeo, principal indicador del gasto en consumo variable que representa el 70% del PIB de Estados Unidos) sorprendieron a la baja al retroceder (-)0.5% a tasa mensual en febrero (vs. un aumento de 0.2% estimado por el consenso). El único dato positivo fue la producción industrial (0.6% m/m en febrero), mismo que todavía no refleja el paro en algunos sectores económicos que se registró en marzo.

En México:

El viernes pasado y de manera sorpresiva, Banco de México redujo la tasa de interés de referencia en 50 puntos base en un entorno de marcada devaluación del tipo de cambio para ubicarla en 6.50%. La paridad peso-dólar ha perdido aproximadamente el 30% de su valor desde su mínimo más reciente.

La semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó modificaciones a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y a Ley de Deuda Pública para contar para crear el Fondo para la Prevención y Atención de Emergencias.

Este fondo, administrado por un comité en el que participan las Secretarías de Relaciones Exteriores, Hacienda, Economía, Seguridad Pública, Salud y Trabajo, permitirá al Gobierno Federal acceder hasta 180 mil millones de pesos para hacer frente a la actual contingencia sanitaria. Los recursos provendrían del 100 por ciento del balance primario positivo calculado en los Criterios Generales de Política Económica de 2020.

En conferencia, el presidente López Obrador descartó una reducción de impuestos o estímulos fiscales a empresas como posibles apoyos en la contingencia actual.

En cuanto a datos económicos, el INEGI dio a conocer las cifras de oferta y demanda agregadas del cuarto trimestre de 2019 (-1.6% a tasa anual). Anticipamos que las cifras de comercio exterior y consumo privado del primer y segundo trimestres de este año se vean afectadas por la expansión del coronavirus.

¿Qué esperar en los próximos días?

Con relación a la crisis del COVID-19, los espacios para que los gobiernos y los bancos centrales continúen inyectando recursos y liquidez a la economía a través de mecanismos fiscales o monetarios (principalmente reducciones en la tasa de interés) son cada vez menores.

En Estados Unidos se publicarán más indicadores adelantados de actividad manufacturera de marzo, así como cifras de inversión residencial y no residencial. Anticipamos un deterioro significativo en lo datos de la industria.

En cuanto a información económica para México, esta semana se conocerán datos de inflación de la primera quincena de marzo (0.10% estimado INVEX); IGAE de enero (-1.6% a/a estimado); así como tasa de desempleo (3.74% estimado) y balanza comercial de febrero (622 millones de USD). Es probable que las cuentas externas del país comiencen a mostrar un deterioro a partir de marzo a raíz de la crisis sanitaria que ha mermado la actividad a nivel global.

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX