Los mercados empujan las tasas al alza


La semana pasada le di mi opinión acerca del mensaje tranquilizador de la Reserva Federal (Fed) hacia los mercados que ven con escepticismo el fuerte crecimiento económico. Básicamente los inversionistas tenían temor acerca de una expectativa más veloz de incremento de las tasas, dicho temor lo habían traducido en un repunte de los réditos de plazos largos.

Después del mensaje de la Fed, dicha tendencia se tranquilizó, pero revivió con fuerza.

Los datos sobre el desempeño de la economía norteamericana siguen siendo sorprendentes en el terreno positivo. La firma privada de proceso de nóminas ADP dio a conocer un dato de creación de empleo para el mes de septiembre, 230,000 plazas contra un estimado de 185,000. Por su parte, el dato sobre el índice de percepción de los gerentes de compras en el sector no manufacturera registro el nivel más alto ¡de la historia!

Los inversionistas ven con mucho escepticismo el mensaje de la Fed y juzgan que puede haber displicencia por parte de las autoridades. Mientras tanto, varios funcionarios insisten en una trayectoria de gradualidad en el aumento de tasas que no necesariamente debe verse forzada por la situación extraordinaria en el ritmo de crecimiento.

Otro factor muy relevante para la percepción de los inversionistas es el reciente movimiento del precio del petróleo. Entre la entrada en vigor de las sanciones a Irán, la fuerte reducción de la producción en Venezuela, y la indiferencia de la OPEP hacia estos factores, el precio del crudo WTI ha subido casi 10% y se ubica por encima de los 76 dólares por barril.

El aumento de los precios de la energía es un elemento de presión adicional sobre la inflación con un efecto multiplicador grande. Es difícil que eso pase inadvertido entre los participantes en el mercado. En el gráfico que le muestro puede ver una fuerte correlación en la reciente tendencia del precio del petróleo y la tasa de interés de largo plazo. La confianza en la ausencia de inflación ha hecho que los inversionistas jueguen a favor de la política acomodaticia de la Fed hasta ahora, pero parece que eso puede estar cambiando.

Es difícil que esta trayectoria se prolongue. Los mercados habían comprado el discurso de la Fed y es posible que sus funcionarios sigan dirigiendo a los participantes hacia un movimiento gradual en donde no necesariamente hay una inflación que se puede expandir peligrosamente.

La pugna está abierta, si los inversionistas comienzan a no creer en la guía del Fed vamos a ver una buena sacudida en los mercados, cosa que no suena muy lógica en un mes previo a elecciones en EU. Ahora estos episodios de escepticismo los hemos visto aparecer varias veces en el pasado reciente y normalmente terminan en un ajuste hacia la gradualidad que buscan las autoridades.

En México, el banco central no modificará la tasa y el anuncio del acuerdo de USMCA apunta hacia una mayor estabilidad en el peso. Sin embargo, la continuidad del alza en las tasas de largo plazo en EU afectará al segmento de mercados emergentes y ahí veremos de nuevo a la paridad presionada (ayer retornó a los 19 pesos).

La tendencia es de alza, pero la velocidad está cuestionada. Es poco probable la presencia de un episodio violento de ajuste que desestabilice a todos los mercados como en enero–febrero. Aunque, el contexto se ha tornado de nuevo difícil para la generación de retornos en los mercados de deuda y de capitales.

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Los-mercados-empujan-las-tasas-al-alza-20181003-0103.html

Rodolfo Campuzano
Director de Estrategia y Gestión de Portafolios | INVEX Banco