Reporte Semanal: Economía

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que las medidas de confinamiento lograron contener el virus y salvar muchas vidas. No obstante, la economía global no había registrado una caída tan fuerte desde la Gran Depresión de 1929. El organismo destaca que, a falta de una solución médica, el impacto de la contingencia, su duración y la recuperación de la economía será desigual entre regiones. Sin duda, esta brecha regional podría persistir (e incluso acentuarse) durante los siguientes meses.

Nuestro país probablemente será de los más golpeados por la contingencia sanitaria. La reducción en los estimados de crecimiento se mantiene y la recuperación podría ser muy lenta. No sólo se han perdido cerca de 1 millón de empleos formales de marzo a la fecha. También alrededor de 10 mil empresas han cerrado durante el mismo periodo y las cifras podrían continuar al alza.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX

La semana pasada:

El FMI publicó una actualización de sus estimados de crecimiento económico. Destacó el fuerte ajuste a la baja en la variación del PIB global en 2020 (de -3.0% a -4.9%), así como una reducción en el estimado de 2021 (de 5.8% a 5.4%).

A pesar que en algunas regiones el tema de la pandemia parecería estar más controlado que en otras, el FMI castigó los estimados de prácticamente todos los países. Para la Eurozona anticipa una contracción de (-)10.2% (-7.5% proyección anterior) ante un deterioro a tasas de dos dígitos en el PIB de Italia (-12.8%) y de Francia (-12.5%). De igual manera, la caída del PIB de Estados Unidos se ajustó de (-)5.9% a (-)8.0% y se espera que China crezca apenas 1.0%, su expansión más baja en décadas.

De acuerdo con el FMI, el impacto económico más severo ocurrirá en América Latina, en parte por el descontrol de la pandemia de COVID-19 en la región. Ahora se espera que Brasil (el segundo país con mayor número de casos confirmados de coronavirus en el mundo) caiga (-)9.1% este año en lugar de (-)5.3%. El estimado para la caída del PIB de México en 2020 se revisó fuertemente de (-)6.6% a (-)10.5%.

Preocupa que estos nuevos estimados del FMI consideran los fuertes estímulos fiscales y monetarios que se han implementado en varias economías del mundo. Si esa cantidad de recursos no mitiga el impacto de la crisis actual (al menos en el sector real), no sólo el golpe será fuerte. También la recuperación podría ser muy lenta.

En Estados Unidos:

A diferencia de lo que ocurre con los indicadores de consumo y actividad industrial, los datos del sector residencial muestran un comportamiento mixto. Después de reportarse una caída de casi (-)10.0% en las ventas de casas existentes de mayo, las ventas de casas nuevas aumentaron 16.6% en dicho mes. Asimismo, las solicitudes de nuevas hipotecas, que habían repuntado fuertemente en días pasados, registraron una caída de (-)8.0% la semana pasada.

En general, es probable que los indicadores del sector residencial registren un comportamiento mixto, pues los fuertes estímulos aplicados por el gobierno para la población se destinan más a bienes de consumo. A pesar de un entorno de tasas bajas, es probable que la inversión en bienes inmuebles no crezca ante la incertidumbre que rodea a esta crisis.

El índice de la encuesta manufacturera de Richmond pasó de (-)27 a 0 puntos entre mayo y junio. Por otra parte, los nuevos pedidos de bienes durable crecieron 15.8% en el mes (10.5% esperado). Excluyendo equipo de transporte, los pedidos aumentaron 4.0% a tasa mensual. Si bien estos datos fueron buenos, cabe destacar que la industria norteamericana no ha logrado despegar a pesar de la reapertura. Si los confinamientos vuelven a diversas regiones, la industria podría tardar todavía más en reactivarse.

Uno de los principales datos de la semana fueron las solicitudes iniciales del seguro de desempleo, mismas que se ubicaron en 1.48 millones de unidades en la semana que concluyó el 20 de junio. La cifra sigue siendo muy elevada, sobre todo considerando la reapertura.

En línea con lo esperado, el ingreso personal registró una caída de (-)4.2% a tasa mensual en mayo. Esta variable había mostrado un fuerte aumento de 10.8% m/m en abril gracias a los subsidios del gobierno norteamericano para enfrentar la crisis. El gasto en consumo personal creció 8.2% m/m en mayo, lo cual hace sentido considerando que la tasa de ahorro de abril fue de 33.0%.

En México:

En datos económicos, destacó el desplome en las exportaciones del sector automotriz de mayo (-90.1% a/a), así como el deterioro en las cuentas de la balanza petrolera (con caídas promedio de 65% anual tanto en exportaciones como en importaciones). Las perspectivas para el comercio exterior de México empeoraron con el rebrote de casos de COVID-19 en Estados Unidos, esto a pesar que no se registre otro confinamiento similar al de los meses pasados debido a que el golpe económico sería muy fuerte.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) cayó (-)19.9% a tasa anual en abril. La caída mensual fue de (-)17.3%. Destacó el desplome en los servicios de alojamiento temporal y preparación de alimentos y bebidas (-70.5% a/a), así como servicios de esparcimiento (-28.9% a/a). Como se reportó anteriormente, la construcción y las manufacturas registraron caídas históricas en abril (-38.0%  y -35.3% a/a, respectivamente).

La inflación al consumidor volvió a sorprender al alza, en esta ocasión por la presión de los precios de mercancías no alimenticias (0.87% q/q). La inflación general se ubicó en 0.32% (contra 0.24% estimado INVEX y 0.20% consenso del mercado), mientras que la inflación subyacente se ubicó en 0.29%. En cuanto al componente no subyacente, los precios de la electricidad y la gasolina registraron aumentos relevantes (0.94% q/q y 2.95% q/q).

La tasa anual de inflación se ubicó en 3.17%, todavía dentro del intervalo de inflación objetivo de 3.0% +/- 1.0% de Banco de México. En parte por una inflación contenida a pesar de la volatilidad asociada a las distorsiones de la pandemia, Banxico redujo su tasa de interés de referencia de 5.50% a 5.00%.

La Junta de Gobierno de Banxico se reunirá nuevamente en agosto. No anticipamos una decisión extraordinaria antes de dicha reunión, sobre todo si la inflación continúa sorprendiendo al alza.

¿Qué esperar en los próximos días?

El dato más importante esta semana será la nómina no agrícola de Estados Unidos de junio. Se anticipa una creación de 3 millones de empleos después del aumento de 2.5 millones registrado en mayo. Si bien el dato podría confirmarse, la generación de empleos de los dos últimos meses apenas representa el 25% de los empleos perdidos en marzo y abril. Se estima que la tasa de desempleo descienda de 13.3% a 12.3%. Esta semana se anticipan 1.3 millones de solicitudes del seguro de desempleo, cifra que todavía es muy elevada.

En más información para la economía norteamericana, se publicarán cifras de actividad residencial (ventas pendientes de vivienda: 18.0% m/m estimado mayo); índices de percepción sobre la actividad manufacturera (ISM: 49.1 puntos en junio vs. 43.1 puntos en mayo) y confianza del consumidor (Conference Board: 90.8 puntos en junio vs 86.6 puntos en mayo).

En México conoceremos las finanzas públicas de mayo. Es probable que el déficit haya aumentado debido al adelanto de programas sociales a causa de la contingencia, así como un mayor gasto para hacer frente a la epidemia de coronavirus. No anticipamos que el gobierno implemente beneficios fiscales para los contribuyentes, por lo que el cierre de empresas y la pérdida de miles de empleos podría continuar.

En más datos para México, esta semana se publican los índices IMEF manufacturero (de 39.2 a 40.1 puntos de mayo a junio) y no manufacturero (de 38.0 a 38.1 puntos), los indicadores líderes de mayo y las ventas de vehículos de junio. Las perspectivas para la industria mexicana mantienen un tono negativo ante el relativo estancamiento de la industria norteamericana a pesar de la reapertura.

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX