Reporte Semanal: Economía

El comportamiento de los más recientes indicadores de consumo, producción manufacturera y actividad residencial de Estados Unidos ha sido positivo. No obstante, continúan los riesgos para el crecimiento en el mediano plazo.

Las principales variables económicas se mantienen por debajo de los niveles observados antes de la crisis. Asimismo, factores como un elevado desempleo podrían continuar hasta que no surja un control efectivo de la pandemia.

El panorama en México es negativo. A pesar de la reactivación de algunos sectores económicos, la persistencia de problemas estructurales y la falta de apoyo al sector privado por parte del gobierno podría traducirse en el cierre de muchas empresas y la pérdida de miles de empleos más.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX

La semana pasada:

En su informe semestral de política monetaria ante el Congreso, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (FED), destacó que el empleo se ubica muy por debajo de los niveles observados antes de la crisis. De acuerdo con Powell, la velocidad y la fuerza de la recuperación aún son inciertas.

Una recuperación económica completa difícilmente ocurrirá hasta que la enfermedad de COVID-19 esté controlada. Por otra parte, mientras más dure la actual más recesión, más perjudiciales podrían ser los efectos para la economía en el largo plazo.

El presidente de la FED resaltó la importancia de mantener los estímulos monetarios a la par de los estímulos fiscales y urgió al Congreso norteamericano a no revertir el apoyo a hogares y empresas en el corto plazo. A la fecha, los legisladores han aprobado subsidios que ascienden a $3,000 miles de millones de dólares y el balance de activos de la FED (alrededor de $7,000 miles de millones de USD) se mantiene al alza.

En Estados Unidos:

La reapertura reciente ha tenido un impacto visible sobre los datos económicos en Estados Unidos. Aunado a la creación de empleos en mayo y al incremento que todavía registran los índices de percepción de junio (principalmente encuestas de gerentes de compras y confianza del consumidor), las ventas al menudeo crecieron 17.7% a tasa mensual después de caer (-)14.7% en abril.

Al interior de las cifras, destacaron los avances en compras de ropa y accesorios personales (188% a tasa mensual en mayo), bienes muebles (89.7% m/m), aparatos electrónicos (50.5% m/m) y consumo en establecimientos de comida (29.1% m/m), entre otros. El crecimiento también se dio en la parte de bienes de mayor duración: las ventas de vehículos y autopartes aumentaron 44.1% m/m.

En cuanto a más datos positivos, los inicios de casas y los permisos de construcción se unieron a la lista de indicadores que detuvieron sus caídas en mayo y registraron avances de 4.3% y 14.4% a tasa mensual, respectivamente. Será relevante determinar si estos aumentos se sostienen durante los siguientes meses.

A pesar de los buenos datos recientes persisten algunos riesgos de mediano plazo. Indicadores como las solicitudes iniciales de seguro de desempleo no bajan de 1.5 millones por semana. Si bien esta cifra es mucho menor a los 6.9 millones de solicitudes ingresadas a inicios de la pandemia en Estados Unidos, preocupa que la cifra se mantenga elevada. De persistir, el desempleo podría convertirse en el principal lastre de la economía norteamericana durante los siguientes meses.

Por otra parte, la producción industrial de mayo creció menos de lo esperado (1.4% m/m vs, 2.9% estimado por el consenso). Este aumento reveló cierta debilidad, pues en abril este indicador registró una fuerte contracción de (-)12.5% a tasa mensual y sí debió haberse recuperado más por el tema de la reapertura.

En México:

A juzgar por los datos a mayo, es probable que la reactivación de la industria norteamericana no brinde impulso suficiente a las manufacturas en México. Aunado a lo anterior, hay que recordar que las empresas enfrentan problemas evidentes que retrasan sus planes de producción. El principal de estos problemas: la falta de estímulos fiscales que les permitan reanudar operaciones y evitar el despido de miles de trabajadores.

Además de la industria, la inversión también atraviesa un momento negativo que podría agravarse. La participación del sector privado en proyectos que generen crecimiento es baja debido a una falta de confianza en las autoridades y poca claridad en cuanto al respaldo de las inversiones (principalmente en el sector energético).

Las cifras en México comienzan a manifestar los estragos de una fuerte crisis. De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, en mayo de este año se registró una caída de 800 mil empleos formales respecto a mayo de 2019. Es probable que la cifra rebase 1,000,000 de empleos perdidos en los siguientes días.

En cuanto a datos económicos publicados la semana pasada, la oferta y la demanda agregadas cayeron (-)1.9% a tasa anual en el primer trimestre de 2020. La contracción respecto al trimestre previo (cifras desestacionalizadas) fue (-)1.1%. El consumo privado cayó (-)0.5% a/a en el periodo. La inversión se desplomó (-)9.3% a/a. Por su parte, el gasto público aumentó 3.4% a tasa anual.

¿Qué esperar en los próximos días?

Esta semana se publican más datos de mayo para el sector residencial norteamericano (ventas de casas existentes; -4.6% m/m; ventas de casas nuevas: 1.1% m/m, estimados).

También se conocerán los pedidos de bienes durables. El consenso anticipa un aumento de 10.5% a tasa mensual en mayo después de la fuerte caída de (-)17.7% registrada en abril. De confirmarse el pronóstico, los pedidos de bienes durables se agregarían a la lista de indicadores que todavía se ubican por debajo de los niveles observados antes de la crisis.

En más datos, se anticipan 1.3 millones de solicitudes de seguro de desempleo para la semana laboral que concluyó el 20 de junio. Por otra parte, después del fuerte aumento del ingreso personal de abril gracias a los subsidios otorgados por el gobierno, se espera que éste caiga (-)6.0% a tasa mensual en mayo. Asimismo, es probable observar un descenso importante en la tasa de ahorro (33% en abril) ante el reciente incremento en el gasto de los hogares.

En México, ante la ausencia de algunos indicadores debido a la contingencia sanitaria, únicamente conoceremos la inflación de la primera quincena de junio y el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de abril.

Anticipamos una inflación de 0.24% en la primera quincena del mes (0.14% en la parte subyacente). En particular, esperamos que se disipen algunas distorsiones en la formación de precios que fueron generadas por la contingencia (particularmente en productos básicos, así como algunas frutas y verduras). Nuestro estimado para la inflación anual del periodo se ubica en 3.08%.

Anticipamos una variación de (-)22.4% a tasa anual en el IGAE de abril. Al interior del índice, anticipamos contracciones de (-)20.8% y (-)24.3% para los componentes del sector secundario y terciario, respectivamente. Ante la escasez de algunos productos alimenticios en la economía global (principalmente Estados Unidos), anticipamos un repunte en la producción agropecuaria de México.

El evento económico más importante de la semana será la decisión de política monetaria de Banco de México. Anticipamos una reducción de 50 puntos base en la tasa de interés de referencia con lo cual ésta se ubicaría en 5.00%.

En un entorno de fuertes caídas del PIB y una inflación que se ubica dentro del intervalo objetivo de Banco de México (3.0% +/- 1.0%), es probable que la tasa de interés de referencia continúa a la baja (4.50% al cierre de 2020 estimado INVEX).

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX