Reporte Semanal: Economía

El 30 de abril venció plazo para liberar algunas medidas de confinamiento en varios estados de la Unión Americana. La actividad incluye principalmente sectores no esenciales en zonas con baja participación en el PIB nacional. Esta semana se espera una caída de más de 20 millones de empleos en la nómina no agrícola de abril.

En México, el PIB del primer trimestre registró una caída menor a nuestro estimado y al del consenso del mercado. A pesar de esta sorpresa, las perspectivas para el crecimiento continúan siendo negativas. Anticipamos que el mayor deterioro de la economía mexicana se registrará en el periodo abril-junio de este año y la recuperación será paulatina a partir de 2021.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX

Esta semana:

La economía de la zona euro cayó alrededor de (-)16% a tasa trimestral anualizada (-3.8% a tasa trimestral) en el periodo enero-marzo de 2020. El PIB de esta región podría ser el más afectado por la contingencia sanitaria (-7.5% para todo el año de acuerdo con pronósticos del Fondo Monetario Internacional). Las economías de España e Italia, los países más golpeados por la pandemia, podrían registrar las contracciones más severas.

La presión para reabrir la economía es cada vez mayor en un entorno de caídas históricas en los principales indicadores de actividad. El riesgo de un recontagio también es mayor, sobre todo si no se toman las medidas adecuadas o las restricciones se liberan antes de tiempo.

En Estados Unidos:

El PIB norteamericano registró una caída de (-)4.8% a tasa trimestral anualizada (tta) en el primer trimestre de 2020. Al interior de las cifras, sorprendió la contracción del consumo total (-7.6% tta). El fuerte aumento del gasto en bienes no duraderos (principalmente alimentos y bebidas) no fue suficiente para contrarrestar el desplome del gasto en bienes durables.

Con los niveles de desempleo reportados a la fecha, las perspectivas para la recuperación son negativas. No se vislumbra ni una reactivación del mercado laboral o de la demanda en el corto plazo, esto a pesar que ya se plantean algunas estrategias para reiniciar la producción en algunas industrias de Estados Unidos.

Los indicadores publicados la semana pasada registraron un desempeño negativo. Los índices de las encuestas manufactureras de Dallas y Richmond se ubicaron en (-)73.7 y (-)53.0 puntos en abril. Asimismo, el índice de confianza del consumidor del Conference Board cayó de 120 a 87 puntos de marzo a abril. Las ventas pendientes de vivienda de marzo registraron una fuerte contracción de (-)20.8% a tasa mensual. Sin excepción, todos los sectores de Estados Unidos con excepción de salud, alimentos y bebidas registran caídas significativas.

En la reunión de política monetaria del 28 y 29 de abril, la Reserva Federal de Estados Unidos mantuvo el intervalo objetivo de la tasa de interés de referencia entre 0% y 0.25%. Con nulo espacio para bajar más la tasa, la FED destacó que utilizará las herramientas que tenga al alcance para apoyar a la economía de Estados Unidos.

En México:

En información económica, el Gobierno reportó un superávit en el balance público del primer trimestre de 2020 a pesar del mayor gasto en salud que se ejerció para hacer frente a la pandemia de coronavirus en el país.

La tasa de desempleo sorprendió a la baja en marzo. Por otra parte, la balanza comercial de marzo registró un superávit ante el desplome de las importaciones. El consumo ha sido menor, especialmente en la parte de bienes de capital.

El PIB del primer trimestre se contrajo (-)1.6% a tasa anual, caída menor a la esperada por INVEX (-4.8%) y el consenso del mercado (-2.6%). El sector más afectado fue el secundario (construcción, minería y manufacturas) con una caída de (-)3.2% en términos anuales. La contracción del sector terciario (comercio y servicios) fue más baja de lo estimado (-0.9% a/a en el periodo enero-marzo 2020).

Anticipamos que el PIB registrará una caída muy fuerte en el segundo trimestre del año (alrededor de -16% a tasa anual de acuerdo con nuestros cálculos). A pesar de las medidas extraordinarias implementadas por Banco de México y una posible línea de crédito para micro, pequeñas y medianas empresas por $12 mil millones de dólares con el Banco Interamericano de Desarrollo, la falta de confianza de los inversionistas y la fuerte caída en la demanda externa representan los principales obstáculos para el crecimiento en México.

La recuperación de la economía mexicana podría ocurrir de forma paulatina a partir de 2021.

¿Qué esperar en los próximos días?

En Estados Unidos se publicará la nómina no agrícola de abril. El consenso del mercado anticipa una pérdida de aproximadamente 21 millones de empleos en el mes. De confirmarse este resultado, la tasa de desempleo podría pasar de 4.4% a 16.0%.

A pesar que las restricciones observadas durante la pandemia se liberen en los siguientes meses, el empleo podría tardar más en recuperarse. En particular, la demanda por bienes y servicios no se reactivará de forma inmediata aunque la industria reinicie operaciones este mes.

En México se conocerá la inflación al consumidor de abril (-1.09% m/m estimado INVEX). Este mes destacó la caída en el índice de precios no subyacente, principalmente en la parte de energía. Tanto los precios de la electricidad como de la gasolina registraron importantes caídas en el periodo. Por otra parte, se anticipa un avance de 0.30% en el índice subyacente ante aumentos en los precios de mercancías.

Es probable que algunos proveedores hayan aumentado el costo de sus productos a raíz de la pandemia. Por otra parte, los precios de servicios probablemente cayeron en un intento de reactivar la demanda en este segmento (principalmente transporte aéreo y servicios turísticos en paquete).

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX