Perspectiva Mensual Enero 2020

INVEX Análisis

ECONOMÍA

Algunos índices de manufacturas en Estados Unidos apuntan hacia un menor ritmo de actividad en el sector. En México, las minutas de la reunión de política monetaria de diciembre abrieron campo para bajas adicionales en la tasa de interés de referencia durante 2020.

Los resultados de algunas encuestas al cierre de 2019 muestran caídas de la actividad manufacturera en ciertas regiones de Estados Unidos. El índice de Chicago se mantuvo por debajo del umbral de los 50 puntos por tercer mes consecutivo mientras que el índice de Dallas registró una lectura negativa por sexta ocasión en el año. Se anticipan más contracciones en la actividad manufacturera durante 2020 que influirán negativamente en el crecimiento Estados Unidos a pesar de la resiliencia del gasto en consumo y de una sólida expansión del empleo y los precios de casas.

El índice de precios de casas de Estados Unidos creció 5.0% a tasa anual al cierre de 2019. A pesar de la desaceleración registrada desde hace dos años, el crecimiento de este índice, aunado a una firme generación de empleos (se anticipa un aumento de 165 mil empleos en la nómina no agrícola de diciembre), representan un importante soporte para los pronósticos de crecimiento de la economía norteamericana en 2020 (2.0% estimado INVEX). Respecto a otros indicadores, el déficit comercial de Estados Unidos continúa a la baja debido a una menor actividad en las manufacturas. Ante un escenario donde las exportaciones sean moderadas y las importaciones manufactureras no crezcan a pesar del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, es probable que el déficit comercial norteamericano oscile alrededor de (-)$60mmd durante el primer semestre del año.

En parte por un firme crecimiento del gasto en consumo (variable que representa alrededor del 70% del PIB de la economía de Estados Unidos) y una inflación contenida por debajo de la meta del 2.0%, la Reserva Federal (FED) mantuvo el objetivo de la tasa de interés de fondos federales en un intervalo de 1.50% – 1.75% en su reunión de diciembre. Es probable que este intervalo no cambie durante el primer semestre del año a menos que el panorama del empleo, las manufacturas o la inversión no residencial se deteriore de forma importante.

En México, el banco central publicó las minutas de política monetaria de la reunión de diciembre de 2019. En línea con nuestra expectativa, los miembros de la Junta de Gobierno de Banxico consideraron la desaceleración económica global como uno de los principales riesgos de crecimiento para la economía mexicana. En particular, en la medida en que la actividad manufacturera de Estados Unidos se mantenga deprimida, el crecimiento de México se verá afectado al ser éste uno de los principales socios comerciales de la economía norteamericana. Respecto al crecimiento interno, la Junta de Gobierno de Banco de México destacó los riesgos a la baja en la actividad industrial, principalmente manufacturas, así como en la minería y la construcción. Aunado a lo anterior, es posible observar mayores niveles de desempleo en la medida en que se concrete un menor ritmo de expansión económica.

Las expectativas para la expansión del PIB de México en 2020 (0.9% estimado INVEX) podrían continuar a la baja si no se establecen metas claras de inversión pública que generen efectos significativos sobre la productividad y el crecimiento. En ese sentido, de no cambiar la tendencia y considerando los efectos de un crecimiento económico moderado a nivel global, es probable que la tasa de interés de referencia de Banco de México disminuya 125 puntos base durante el primer semestre de 2020 para ubicarse en 6.0%, más aún si la inflación se mantiene dentro de la meta del banco central (2.0% – 4.0%) y a pesar de que la FED decida no mover su tasa durante la primera mitad del año.

TASAS Y TIPO DE CAMBIO

El mercado de las tasas se mantuvo estable al cierre del año y así se espera que continúe a lo largo del 2020. No se esperan cambios en las tasas por parte de la Reserva Federal. En el balance de riesgos sobre crecimiento mundial sigue a la baja, así como la inflación en las principales economías se mantienen baja y por debajo de sus objetivos, lo que prevalecer con posturas de política monetaria acomodaticias durante el 2020. En México, el Banco de México continuará reduciendo las tasas con prudencia, ya que mantiene la atención en los riesgos sobre la economía mexicana.

En diciembre se concretó la pausa por parte de la FED lo que permitió que los réditos a plazos largos en Estados Unidos se mantuvieran estables. La tasa del bono del tesoro a 10 años operó en un intervalo de 1.87% a 1.92%. Las tasas en plazos medianos y largos cerraron el año sobre niveles de 1.57% para el bono del tesoro a 2 años y 1.92% para el bono a 10 años. La Reserva Federal dio la certeza de que no habrá movimientos en la tasa de referencia durante todo el 2020. Esto derivado de las previsiones realizadas por los miembros del Comité de Mercados Abiertos.

El escenario actual de la inflación y el crecimiento, así como sus estimaciones, permiten considerar que las tasas podrían mantenerse estables sobre los actuales niveles por un tiempo considerable. Por un lado, la inflación se mantiene proyectada en niveles cercanos al 2.0%, pero sin dar muestra de posibles presiones en los precios. Asimismo, el crecimiento se sostiene en estimaciones ligeramente por arriba del 2.0%; tasa de expansión potencial de la economía norteamericana, la cual se ve sustentada, aun mayormente, por el consumo. Sin embargo, observamos un punto de inflexión en el sector industrial y quizá de la inversión productiva que podrán contribuir para concretar estos niveles de crecimiento.

Mientras tanto, en Europa el Banco Central Europeo (BCE) para este año mantendrá una política monetaria relajada con una tasa de referencia al – 0.50%; Observaremos niveles de crecimiento en la liquidez con el fin de palear el potencial impacto del Brexit. De forma similar, el Banco de Inglaterra deberá implementar medidas de política monetaria que ayudarán a neutralizar parcialmente este hecho.

En el balance de riesgos sobre crecimiento mundial sigue a la baja, así como la inflación en las principales economías se mantienen baja y por debajo de sus objetivos, lo que mantiene posturas de política monetaria acomodaticias. Esto ha generado cambios moderados en los mercados financieros desarrollados, en general se ve mayor apetito al riesgo entre los inversionistas, por el acuerdo China y EEUU y las elecciones en Reino Unido.

En México, el Banco central redujo la tasa de referencia en 25 puntos base para ubicarla en un nivel de 7.25%. La Junta de Gobierno de Banxico decidió por mayoría disminuir la tasa de fondeo a 1 día en 25 puntos base, alcanzando un nivel de 7.25%.

Banxico mantiene la atención en los riesgos que enfrenta la economía mexicana sobre perspectivas crediticias sobre la calificación de la deuda de Pemex, las finanzas públicas de 2019 y como se ejecute el paquete económico para este año. Con lo que justifica la política monetaria prudente, a pesar de los bajos niveles de inflación y que no se plantean riesgos inminentes de alza en los precios.

Estimamos que probable que Banxico siga reduciendo la tasa a lo largo de este año. Las condiciones de bajo crecimiento, inflación y el anclaje sobre el tipo de cambio nos hacen prever niveles cercanos al 6.5% en el primer semestre del año. El ritmo de baja será moderado y no veremos ganancias en la curva de tasas similares a las observadas en 2019.

El tipo de cambio cerró el año niveles por debajo de los 19.00 pesos por dólar ($18.93). La estabilidad de las tasas en los Estados Unidos y la prudencia con la que se maneja Banxico, se mantuvo estable el diferencial de tasas alrededor de 500 puntos base. Asimismo, la concreción del acuerdo al interior de los poderes ejecutivo y legislativo en los EE.UU. por el T-MEC ayudaron a fortalecer el tipo de cambio. A pesar de ello, no descartamos episodios de volatilidad en el futuro previsible, pero dentro de un rango de operación amplio. Aunque el peso también tendrá soporte por la corrección en las cuentas externas y la disciplina fiscal que se mantiene. De mantenerse las condiciones actuales de tasas y diferenciales, así como la estabilidad de las variables macroeconómicas, consideramos que el tipo de cambio podría promediar alrededor de los $19.00 pesos por dólar, con algunos episodios de volatilidad.

BOLSAS

Los mercados de capitales mostraron ganancias en diciembre y cerraron el año con máximos históricos soportados por el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y la aprobación del Brexit por parte del Parlamento británico. El referencial mexicano también tuvo un mes positivo debido a valuaciones más atractivas derivado de un recorte en tasas, así como por el soporte que implica la firma del Acuerdo Comercial de América del Norte (TMEC). Anticipamos un año positivo para nuestra bolsa ante un mejor entorno económico esperado en México y a nivel global.

El índice MSCI global que incluye mercados emergentes (ACWI) anotó en diciembre el tercer rendimiento mensual más alto en el año con 3.4%, cumpliendo el esperado rally navideño o “window dressing” (que se refiere al impulso adicional en los últimos días de operación para mostrar un cierre de año favorable).

Dicho impulso fue principalmente visto en los mercados emergentes pues su índice aumentó 7.2% en diciembre. Destacó el desempeño del Hang Seng de Hong Kong y del Bovespa de Brasil con 7.0% y 6.9%, respectivamente.

Por su parte los índices S&P 500 y Stoxx Europe 600 tuvieron un rendimiento menos pronunciado que el visto en noviembre; no obstante, ambos índices cerraron el año en máximos históricos con el rendimiento anual más alto desde el 2013 para el primero y 2009 para el segundo.

El sentimiento positivo se derivó del despeje de algunas variables de riesgo que mantenían al inversionista con cautela. Por un lado, EE.UU. y China concluyeron la primera fase del acuerdo comercial, además, existe la expectativa de que lo firmen a principios del 2020. Ya hemos mencionado que dicho acuerdo no contiene lo necesario para solucionar toda la guerra comercial, pero alimenta la creencia de una mejor voluntad por ambas partes para ponerle fin a las tensiones comerciales. Por el otro, el Parlamento de Reino Unido aprobó el plan del Brexit propuesto por el primer ministro, Boris Johnson, lo que reduce la incertidumbre sobre una salida desordenada, al mismo tiempo que se incrementa la expectativa de que se cumpla la salida antes del 31 de este mes.

Con ambas variables despejadas, parece haber un mayor apetito por activos de riesgo y se dibuja un mejor panorama para el 2020 por el impacto que tiene en los resultados de las empresas. Por lo anterior, los múltiplos se mantienen en niveles similares a los vistos a principios del 2018 y con una prima de entre 4 y 8 por ciento, con respecto a su promedio de tres y cinco años.

En México, el S&PBMV IPC avanzó 1.7% en el mes, en donde destacó la baja hecha a las tasas por parte de Banxico que, apoya a las valuaciones de las emisoras; además, se firmó la versión final del Tratado de América del Norte (TMEC), que consideramos le dará un mayor soporte al sector industrial hacia delante.

Dicho índice cerró el año con 43,541 puntos que equivale a un rendimiento anual positivo de 4.6%, aunque, con un fuerte rezago histórico ya que sigue en niveles cercanos a los del cierre del 2012. Para 2020, anticipamos otro año positivo para el S&PBMV IPC, apoyado por un mejor entorno económico que el del año pasado para México, valuaciones relativas atractivas y un panorama menos agitado a nivel global.

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

INVEX Análisis