La expectativa voluble

Ayer, vimos una escalada de las tasas de interés de largo plazo en muchos lados. La información sobre la inflación apunta a la necesidad de réditos mayores. Sin embargo, se necesitan más condiciones específicas para que los bancos centrales en el mundo se vuelvan efectivamente más agresivos. Pensamos que la expectativa de una mayor intensidad de retiro de estímulos por ahora parece poco realizable.

En Estados Unidos, las tasas de interés de los bonos del tesoro a 10 años subieron de niveles cercanos a 2.80% a un nivel de 2.97% el día de ayer. En Europa, la correspondiente al bono de Alemania al mismo plazo subió de 0.31% a 0.46%.

No son aumentos triviales, pero tienen dos componentes: Uno es la demanda que pudo haber existido la semana pasada para estos instrumentos derivada de la búsqueda de refugio en los días en que se intensificó la crisis política en Italia y España, que empujó las tasas a niveles bajos; y dos, datos favorables de crecimiento en Estados Unidos, así como un repunte de la inflación en la zona Euro.

La situación hasta el momento es esta: En Norteamérica la Reserva Federal (FED) inició desde el año pasado una normalización monetaria paulatina. Ello significa que reduce mensualmente el monto de recompras de bonos que viene haciendo desde el 2011; asimismo, implica el incremento de las tasas de interés de referencia (Tasas a un plazo de un día); hasta ahora ha subido la tasa en uno y medio puntos porcentuales.

En Europa y Japón se inició tarde una estrategia agresiva de contención del riesgo deflacionario post-crisis con un programa de recompras y con la disminución de la tasa de referencia al mínimo. Aún no se presenta el inicio de una normalización en estas regiones pero, las autoridades mencionaron en meses pasados que, a la luz de la recuperación económica que se preveía en el mundo desarrollado, estudiaban cuándo iniciarlo.

La posibilidad de una mayor ausencia del sostén de políticas monetarias expansivas ha dado lugar a una tendencia de alza en las tasas de largo plazo, principalmente en Estados Unidos. Conforme la información económica es favorable (lo ha sido, en especial en mayo) la expectativa de un repunte de inflación, que hoy se ubica en 2.5%, hace a los inversionistas temer una mayor agresividad de la FED en este proceso.

En Europa, a pesar de que los datos de crecimiento son menos favorables en el segundo trimestre, la inflación ha presentado un repunte relevante. El dato preliminar al cierre de mayo es de 1.9%, presionada principalmente por un fuerte incremento en el precio de energéticos.

Desde nuestro punto de vista no están acumuladas las circunstancias para una aceleración de la tendencia de normalización. En Estados Unidos la inflación subyacente (que excluye precios volátiles de energía y alimentos) se ubica en 2.1%. Más aún, en las minutas de la última reunión del Comité de Mercados Abiertos se señaló que el organismo es capaz de no reaccionar ante inflaciones alejadas de su objetivo por un buen tiempo.

En Europa, la inflación subyacente sigue siendo 1.1%; es decir muy baja con respecto al objetivo. Y allá los datos económicos tienden a flaquear y el fantasma de una crisis de origen político ha vuelto a aparecer. Parte de lo que inquietó a los participantes en los mercados ayer fue el rumor de que se discutirá e incluso podría decidirse un calendario de disminución de las recompras de bonos por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Sin duda el rumbo de las tasas está definido. Pero una tendencia muy agresiva puede generar fuertes distorsiones en los mercados en todo el mundo. Creo que los principales bancos centrales están al tanto y seguirán actuando con mucha prudencia. Por ahora es más razonable esperar dos aumentos más a la tasa de referencia por parte de la FED y ninguna acción específica por parte del BCE o el Banco de Japón.

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/La-expectativa-voluble-20180606-0106.html

Rodolfo Campuzano
Director de Estrategia y Gestión de Portafolios | INVEX Banco