¿Estás preparado para cubrir la educación de tus hijos o para tu jubilación?

Esteban Martínez Varela
Director Promoción | INVEX Banca Privada

Hoy en día,  las necesidades financieras son cada vez más grandes. Hace algunos años, la gente sólo pensaba en acumular riqueza sin importar cuál era el objetivo de ese patrimonio.

Pero los tiempos han cambiado y la gente empieza a analizar más a fondo cuáles son sus objetivos financieros de corto, mediano y largo plazo.

Sin embargo, más allá del escenario económico tan retador al que nos enfrentamos, a nivel mundial, México tiene un gran problema: no estamos acostumbrados a destinar una parte de nuestros ingresos a un ahorro a plazos de 20 o 30 años. Es aquí donde la asesoría financiera cobra relevancia, haciendo conciencia de la importancia de tener objetivos financieros bien definidos y como cumplirlos.

Dependiendo de la etapa de vida en la que nos encontremos, existirán diversos objetivos financieros. En esta ocasión, me gustaría enfocarme en dos específicamente:

  • Jubilación (Retiro)
  • Educación de los hijos

300x600_bp

Jubilación (Retiro) - Para poder hablar del Retiro, es importante entender primero que, actualmente en México, la esperanza de vida para los hombres es de 73 años, mientras que para las mujeres es de 79; es decir,  la esperanza de vida promedio para los mexicanos es de 76 años de edad*. Ahora, si estamos pensando en jubilarnos a los 65, tenemos que estar preparados para financiarnos (en promedio) 11 años más.

En la actualidad, en México existen dos formas de pensionarnos dependiendo del año en el que nos hayamos dado de alta en el Seguro Social:

  • Ley del Seguro Social 1973 (alta antes del 1° de julio de 1997), donde existen dos opciones para pensionarte:
    1. Cesantía en edad avanzada – El asegurado deberá de cotizar por 10 años en el IMSS y tener entre 60 y 64 años de edad.
    2. Pensión por vejez – El asegurado deberá de haber cotizado en el IMSS por 10 años y tener 65 años o más.

                El cálculo de este pago será con base en el salario promedio de los últimos 5 años.

  • Ley del Seguro Social 1997 (alta a partir del 1° de julio de 1997): El pago de la pensión será a través de una aseguradora o una AFORE. El dinero que recibirás dependerá del saldo que tengas acumulado en tu cuenta individual que administre ésta, pero a diferencia de la ley 1973, aquí tendrás que haber cotizado como mínimo 25 años.

Las diferencias económicas entre ambos planes para pensionarnos son importantes. Por ejemplo, para una persona que gana $100,000 MXN y trabajó durante 35 años, la tasa de reemplazo (TDR) para Ley 1973 es de 39%**, mientras que para la ley 1997 es de 14%**. La tasa de reemplazo es el porcentaje que representa la pensión sobre el salario percibido por el trabajador antes de jubilarse. En México, la TDR es del 28.5% mientras que el promedio de la OCDE es del 55%.

En conclusión, ninguna de las dos formas de pensionarse es suficiente y se deben tomar medidas importantes para cubrir esta necesidad. Es por eso que tenemos que empezar a pensar en planes alternos de retiro, como: aportaciones voluntarias al AFORE o planes personales de Retiro (PPR), de lo contrario nuestros hijos o familiares tendrán que cargar con nosotros en nuestra vejez.

En México, el 58% de los jóvenes asumen que tendrán que responsabilizarse de sus padres en su retiro***. Aún más preocupante, es que la participación de la economía informal en el PIB de nuestro país es del 23.6%****; lo que quiere decir que probablemente esta gente no tienen ningún esquema de retiro.

Otro objetivo financiero importante, es la educación de los hijos. ¿Sabes cuánto vale la educación de un hijo desde la primaria hasta el posgrado? Tomando en cuenta una escuela promedio y una inflación del 4% anual, el monto aproximado sería de $4, 000, 000 de pesos. La pregunta es: ¿estamos preparados para cubrir este importante objetivo sin sacrificar nuestro nivel de vida?

Actualmente ya  existen planes diseñados por las aseguradoras donde te ayudan a cumplir este objetivo, donde su beneficio principal es incluir un seguro de muerte accidental. Pero, ¿realmente ésta la mejor solución para cubrir esta necesidad financiera?

Financieramente no es la mejor solución. Si nosotros ahorramos la misma cantidad que el plan de educación por nuestra cuenta, y lo invertimos en un portafolio a largo plazo, y en paralelo contratamos un seguro temporal por el plazo de la inversión, la diferencia del monto ahorrado al final del periodo después de pagar el seguro, sería más del doble. ¿Entonces por qué los mexicanos no administran sus finanzas así? Simplemente porque la mayoría de la gente no tiene la disciplina de ahorrar periódicamente durante un plazo tan largo; y más difícil aun es no disponer de ese dinero para cubrir alguna emergencia o alguna otra necesidad financiera en el camino.

En conclusión, todos tenemos necesidades financieras dependiendo del momento de vida en el que nos encontremos; y para el logro de los objetivos, hay que definir en conjunto con un asesor financiero, cuáles son nuestras metas de corto, mediano y largo plazo y juntos diseñar el camino más eficiente para cumplirlas.

  • * Datos de la organización Mundial de la Salud (OMS) publicados en mayo 2014
  • ** Bufete Matemático Actuaria
  • *** Fuente AMAFORE
  • ****Datos INEGI 2015
Esteban Martínez Varela
Director Promoción | INVEX Banca Privada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *