Información a tu favor

Adrián Ordaz de la Fuente
Asesor financiero | INVEX Banca Privada

“El verdadero ingenio reside en la capacidad de evaluación de información incierta, riesgosa y contradictoria.” 

 Winston Churchill

 

Vivimos en un mundo que se mueve al ritmo de la información. Hoy, más que nunca en la historia, tenemos acceso a una gran cantidad de datos provenientes desde los rincones más apartados del mundo, viéndose reflejados en el comportamiento humano en diversos ámbitos.

Los mercados financieros no son la excepción. Por ejemplo, cada vez que veas que se mueve el precio de un activo (acción, bono, moneda), se debe a la información que se refleja en la percepción del valor del mismo.

¿Cómo aprovechar mejor la información para la toma de decisiones de inversión? En la academia y en la industria financiera hay dos corrientes de pensamiento que ofrecen una respuesta:

  1. Aquellos que defienden la hipótesis de los mercados eficientes: Suponen que la información se absorbe inmediatamente por el mercado, llega al azar y se refleja en los precios de los valores con la misma inmediatez y total racionalidad.
  2. Aquellos que dudan de esta hipótesis y se acercan más a los argumentos de la escuela de “Finanzas Conductuales”: Suponen que los inversionistas no somos tan “racionales” como creemos; la información no se conoce con la misma velocidad entre todos los participantes y, en ocasiones, los precios pueden reflejar exageraciones psicológicas a la llegada de dicha información.

300x600_bpEntonces, ¿qué hacer?

Combinando las conclusiones que nos ofrecen estas dos escuelas que por cierto, ambas hicieron que quienes las propusieron ganaran el Premio Nobel de Economía- podemos llegar a algunos consejos prácticos:

  • En el corto, mediano y largo plazo, la disciplina en la toma de decisiones es la herramienta más importante para lograr buenos resultados.
  • La diversificación es muy útil para controlar los riesgos. Sin embargo, “ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”. Para lograr esto, en INVEX Banca Privada dedicamos un gran esfuerzo para definir el Asset Allocation (o “Asignación de Activos”) en cada uno de los perfiles de inversión. De esta manera, diseñamos propuestas sobre cuándo y cuánto invertir en deuda y en renta variable dadas las condiciones de mercado, basada por información relativa a variables macroeconómicas como: Tasas de interés, tipos de cambio y crecimiento económico.
  • Visión de negocio. Recuerda que las inversiones bursátiles consisten en participaciones de negocios. No es como asistir al hipódromo o jugar en Las Vegas. Si inviertes como acreedor o como accionista, en negocios y gobiernos sanos con buenas perspectivas de crecimiento, a la larga te irá bien. Para esto, usamos información sobre el desempeño esperado de una industria, además de estados financieros históricos y proyecciones de un negocio en particular.

 

  • Aprovecha la información disponible. Platica con tu banquero sobre cualquier noticia que pueda impactar tu inversión. Con disciplina, podemos identificar esos momentos en los que el miedo o la avaricia disparan los precios de los mercados y, de esta forma, aprovechar para tomar ventaja. Si bien, esto no se da todos los días, habrá momentos muy puntuales que valdrán la pena aprovechar.

 

Para proteger nuestro capital y hacerlo crecer, es importante entender que las inversiones bursátiles no son apuestas eventuales, sino que van mucho más allá: son participaciones en negocios y economías reales que en el corto plazo pueden tener diferentes perspectivas de crecimiento; pero a largo plazo, seguirán dando rendimientos positivos atractivos si los sabemos seleccionar. En INVEX Banca Privada, esa es nuestra razón de ser: Trabajar en la trascendencia y consolidar tu legado.

 

Adrián Ordaz de la Fuente
Asesor financiero | INVEX Banca Privada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *