¿Ajuste gradual?, sólo en las tasas…

Las tasas de interés podrían mantenerse bajas a merced de la evolución de la economía global este año.

Las tasas de interés podrían mantenerse bajas a merced de la evolución de la economía global este año.

Después de aumentar las tasas de interés de referencia el mes pasado, la Reserva Federal de Estados Unidos anticipó que los aumentos posteriores posiblemente serían graduales para tranquilizar a los inversionistas. Éstos lo creyeron momentáneamente, pero pocos días antes del cierre del 2015 iniciaron un ajuste en muchos mercados, que en esta semana se ha tornado violento.

¿Los inversionistas prevén que habrá aumentos más veloces en las tasas? No, por el contrario, hay señales de debilidad que hacen pensar que el crecimiento está más atorado que nunca. El gran temor es que no hay un entorno que justifique las elevadas valuaciones en las acciones en Bolsa y tampoco uno que disipe el temor de la multiplicación de eventos de incumplimiento en el mercado de deuda. Aunque las tasas permanezcan bajas, casi nadie parece confiar en que sólo con eso se evitarán ajustes fuertes.

Preocupa China. El vencimiento de la restricción para la venta que se impuso en julio a varias emisoras grandes, para contener la debacle que en el verano sufrió la Bolsa de dicho país, implicó un inicio el pasado lunes, con un ajuste de cerca de 7.0 por ciento.

Después sólo han existido noticias que generan inquietud. La publicación del índice de percepción de gerentes de compra, elaborado por Markit y Caixin, refleja una situación débil, entre noviembre y diciembre descendió de 48.6 a 48.2, y permanece desde marzo en niveles que denotan una contracción en el sector industrial.

El yuan se devaluó a un valor mínimo de los últimos cinco años, después de que las autoridades fijaron un tipo de cambio de referencia inusualmente elevado. En lo que va del año, esta moneda se ha devaluado 1.8%; desde octubre la devaluación acumulada es de casi 6 por ciento. La permisión de este movimiento denota que la situación de crecimiento en China es tal vez más débil de lo que muestran las cifras (en especial, el crecimiento del PIB) y le da vida al fantasma de un posible “aterrizaje violento”.

Los mercados de commodities no ven el fin de la caída en sus precios. Con excepción del oro, que ha repuntado marginalmente al ser visualizado como un refugio; el resto de los bienes básicos continúan en picada. El petróleo de referencia WTI se ubicó por debajo de 35 dólares por barril. La intensificación de los conflictos entre Irán y Arabia Saudita colabora a la expectativa de que no habrá ajustes a los niveles de producción actual. De sobra está decir que la situación de muchos mercados emergentes se vuelve más apremiante y la ola de ventas se ha extendido. Algunos índices de Bolsa emergentes ya se ubican en niveles similares a los registrados a finales del 2008.

También preocupa la situación en Estados Unidos. El adelanto del PIB del cuarto trimestre, reflejado en el pronóstico GDPNow (que construye la FED de Atlanta mediante la agregación de los modelos de pronósticos estadísticos de 13 subcomponentes que componen el PIB) indica un crecimiento estimado cercano a 1.0%, muy por debajo de los estimados originales de los analistas. Los índices de percepción de gerentes de compras tanto de la industria como de servicios presentan caídas importantes en los últimos dos meses (ISM Industrial: 48.2, ISM servicios: 55.3). Históricamente, el hecho de que estos índices se ubiquen en una zona que significa contracción no ha sido compatible con aumentos en el empleo. Hay el temor de que las cifras de empleo se deterioren.

Estos factores han propiciado un ajuste en bolsas que llama la atención y han continuado con la devaluación de muchas monedas contra el dólar. Varios segmentos de deuda con riesgo de crédito también han resentido los ajustes.

Nada de lo que describimos señala hacia tasas de interés más elevadas. De hecho, es de preocupar que después del año 2015, en el cual se intensificaron las medidas de relajación monetaria (y el descenso de las tasas de interés en todos lados), el crecimiento mundial siga tan atorado, ello puede significar que las tasas permanecerían bajas por mucho tiempo aún, pero que los rendimientos en los mercados financieros no van a ser nada satisfactorios.

Tan rápido como está evolucionando el año, es posible que el deseado ajuste gradual sólo se dé precisamente en las tasas de interés pero no en el resto de los mercados.

Cualquier pregunta o comentario puede ser enviado al correo:

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en su versión online.

http://eleconomista.com.mx/mercados-estadisticas/2016/01/06/ajuste-gradual-solo-las-tasas

Rodolfo Campuzano
Director de Estrategia y Gestión de Portafolios | INVEX Banco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *